Adios Linux

Estándar

Después de mas de 10 años usando Linux como sistema operativo principal, he decidido decirle adiós y dejar de usarlo. He disfrutado mucho estos años, pero últimamente ya no disfrutaba, se había convertido en un problema el usar este sistema así que he instalado Windows 10 y estoy la mar de contento.

Haciendo un poco de historia, empecé allá por el año 1998 usando Mandrake. Después he ido pasando por la mayoría de las distribuciones conocidas, Mandriva, Debían, Fedora, Ubuntu, Linuxmint y hasta el día de hoy con Opensuse. He aprendido mucho, a la vez que he sufrido de igual manera, sobre todo con temas de incompatibilidades de Hardware. Ya no tengo edad para andar peleando con el ordenador, quiero que las cosas me funcionen a la primera y últimamente ya no era así. Mi vida en Linux se había convertido en aburrida y monótona. Al igual que la comunidad linuxera se había radicalizado y politizado a extremos ya que se hacen insoportables. Deje por usar las redes sociales como primera medida, y la segunda medida y definitiva ha sido la de dejar de usar Linux. El software libre lo seguiré usando aunque tenga windows como sistema operativo, pero de Linux no quiero ya saber nada, mi ciclo ha acabado aquí.

Con Windows 10 la batería de mi portátil me dura casi el doble que con Linux. No puedo poner en hibernación el portátil. Cuando bajo la tapa del portátil y la vuelvo a subir, la pantalla se queda negra. No funcionan los botones de brillo, sonido ni WiFi. La tarjeta WiFi integrada en el portátil no era compatibles con Opensuse, ni había manera de hacerla compatible. Tuve que comprar una nueva que lo fuera. Todo esta situación, y más problemas que ahora mismo no recuerdo han hecho que mi periplo en Linux toque su fin. No tengo ánimos de solucionarlo ni de buscar soluciones. En Windows 10 me funciona todo a las mil maravillas, incluso el sistema consume menos recursos que en Linux. Las aplicaciones que usaba en Linux, las tengo igualmente en Windows pues tienen su versión para este sistema, así que el cambio no ha sido nada traumático. Además, llevo años usando Windows para trabajar, así que con el cambio a este sistema como ordenador principal en el hogar, gano un entorno de trabajo sin incompatibilidades y mucho mas intuitivo.

Resumiendo, uso lo que me apetece y no lo que les apetece a los demás. Busco la comodidad, que todo funcione y paso de imposiciones y de radicalizaciones. Windows me facilita mi día a día y me hace la vida tecnológica mas fácil. Y los que piensan que Windows te espía… ¿quien no te espía hoy en día?.

Anuncios

Dejo las redes sociales

Estándar

Hace un tiempo leí una entrada en el blog de Adrián Perales que me hizo pensar sobre este asunto y sobre la continuidad en las redes sociales. Cada día entro menos a ellas porque tengo la sensación de que cada vez hay mas crispación y cada vez están mas politizadas. De todos modos el uso que le estaba dando a estas, sobre todo a las redes privativas, era muy escaso últimamente. Twitter por ejemplo, la red social de los trolls, solo la uso ya para seguir algunas cuentas del ayuntamiento de mi ciudad y de la previsión meteorológica. Facebook la tengo para guardar el progreso en mis partidas del móvil. Google Plus la tengo y ni lo sabia, así que imaginaros el uso que le doy. Y luego vienen las redes sociales libres que merecen una atención especial porque era donde mas cómodo me sentía al principio.

Las redes sociales libres, como Quitter o Diaspora me gustaban mucho, pero tienen un problema, y es que están muy pero que muy politizadas. Una pena porque realmente había cuentas muy interesantes sobre Linux que me gustaba seguir, pero esas mismas cuentas también se usaban para lanzar sus discursos políticos y excluyentes a otras formas de pensar. Así que he decidido también salir de ahí. Si tengo que interactuar con alguien lo haré a través del correo electrónico y si tengo algo que decir lo haré en este blog o en mi podcast.

Así que ya sabéis, no me vais a encontrar mas en las redes sociales, o por lo menos no voy a interactuar en ellas. Solamente mantendré los nombres de usuario registrados para que nadie suplante mi identidad. Si alguien quiere interactuar conmigo puede escribirme a través de la pagina de contacto del blog o enviarme un correo electrónico a la dirección que aparece en este enlace.

Hasta pronto!